Frogstomp de Silverchair celebra bodas de plata como uno de los mejores discos de los 90’s

El disco debut del trío australiano cumplió 25 años de haber sido lanzado.

41

Silverchair fue una banda australiana de grunge y rock alternativo originaria de Newcastle, Nueva Gales del Sur, Australia. El trío estaba compuesto por Daniel Johns en la guitarra, Chris Joannu en el bajo y Ben Gillies en la batería. En una época donde el estilo que imperaba era el grunge, estos jóvenes de apenas unos 15 años para 1995 lograron lanzar al mercado su álbum debut, Frogstomp, el cual vio la luz el 27 de marzo de 1995.

Si les causa curiosidad el nombre del disco, Daniel Johns comenta que lo sacó del título de una canción que vio en la parte de atrás de un disco de los 60 que era propiedad de un amigo suyo que poseía una vasta colección de placas discográficas.

Silverchair
Arte del álbum en su edición en CD de 1995 por el sello Murmur.

El disco, considerado por muchos como el mejor de la extinta agrupación, fue un éxito casi de inmediato, alcanzando el primer lugar de los rankings australianos durante el invierno austral de 1995 y desde entonces ha alcanzado el estatus de doble disco de platino certificado por la RIAA (Asociación de la Industria Discográfica  de Estados Unidos por sus siglas en inglés).

Recordando los éxitos de Frogstomp

Frogstomp inicialmente constaba con once temas, comenzando con Israel’s Son, que abre el disco con un riff de bajo que pronto abre paso al riff de guitarra que caracteriza a todo el tema, la áspera voz de Daniel Johns se ajusta a la letra del tema, característica molestia y agresión de las bandas de grunge de la época, líneas como ‘I hate you and your apathy’ (Te odio a ti y tu apatía), marcan el humor de la canción para cerrar con un ritmo acelerado acompañado por la letra gritada por Johns.

El segundo tema del disco es Tomorrow, que fue el primer sencillo lanzado del álbum el año anterior, en 1994, con esta tonada básicamente se dieron a conocer y es una de las más aclamadas de la banda, está marcada por su letra melodiosa y frases audaces como ‘You say money isn’t everything, but I’d like to see you live without it’ (Dices que el dinero no lo es todo, pero me gustaría verte vivir sin él), así como la batería arrolladora de Gillies y el riff de guitarra áspero y marcado de Johns, culminando con un solo casi al final del tema.

También podría interesarte: ‘Rock N’ Roll’: 45 años de caos y descontrol en una mítica producción de John Lennon

El tercer tema del disco es Faultline, que comienza con menor intensidad de sus dos predecesores, es una dedicatoria de Daniel a un amigo suyo que falleció durante el terremoto de Newcastle en 1989, una obra emocional que resalta con la pasión con la que Daniel la canta.

La cuarta pista es titulada Pure Massacre destaca por su constante riff y una letra que habla de lo que sucede en tiempos de guerra y conflictos, también cuenta con una sección de bajo y batería donde Joannu y Gillies se complementan con la voz de Johns.

Le sigue Shade, que es la canción melancólica y suave del disco, comienza con un agradable intro de guitarra que pronto se convierte en el riff que domina el tema, es un tema que habla de hacerle frente a los problemas y brindar ayuda al que los tiene, posee un agradable solo de guitarra que resalta durante una sección instrumental de la canción, dicha sección precede al final del tema, donde la canción se vuelve un poco más agresiva.

La mitad del disco la marca el tema Leave me out, es una canción con influencias de Black Sabbath, como se puede apreciar al escucharla, con un aire angustiante.

Continúa Suicidal Dream, que es uno de las mejores del álbum, destaca allí la batería de Gillies y la guitarra de Johns, la canción va creciendo en intensidad a medida avanza, la letra encuentra al cantante Johns hablando del suicidio como una vía de escape, algo muy profundo y desesperadamente doloroso, ya que Johns la escribió cuando tenía solo catorce años.

El tema instrumental Madman viene a continuación, al igual que su título (Demente), es un tema intenso y con mucha agresividad, marcado por la batería atronadora de Gillies con el veloz acompañamiento de los riffs de bajo y guitarra de Joannu y Johns, respectivamente. Posteriormente una versión con letra de este tema fue lanzada en el vigésimo aniversario del disco en el 2015.

También podría interesarte: ‘Yordano’, una de las mejores producciones hechas en suelo venezolano

El último tercio de Frogstomp lo comienza el tema Undecided, que con un intro del bajo de Joannu, marca el humor del tema, es una canción que habla acerca de los conflictos maritales y la indecisión de algunas personas a terminar su unión y las repercusiones que eso acarrea a los hijos, de haberlos. Algunos consideran el tema como repetitivo en su ritmo, pero la intensidad de la batería de Gillies lo compensa todo.

Este tema es seguido por Cicada, que es el preferido por un servidor, es un tema fuerte que cuenta los periplos de un muchacho a medida que va creciendo, es impresionante lo acertado de una de sus líneas: ‘Growing up… it’s like a civil war’ (Crecer… es como una guerra civil), habla de lo angustiante y cambiante que puede llegar a ser para algunos el proceso de crecimiento y envejecimiento, ver que las cosas no son tan divertidas como en la niñez o adolescencia para la gente a medida crece es algo con lo que muchos se identifican.

La música del tema es una excelente mezcla entre los tres instrumentos, que se complementan durante toda la canción, especialmente en la sección instrumental del solo de guitarra del tema.

Frogstomp cierra con la pista Findaway, que es la de mejor humor del disco, habla de hallar una salida y continuar frente a las adversidades, tiene un ritmo pegajoso y acelerado. En la versión en vinilo de la placa, el álbum posee doce temas, siendo el último de ellos Blind.

También podría interesarte: Deftones: ¡Felices 20 años, White Pony!

Lo genial de Frogstomp es la magnífica manipulación del grunge y el rock alternativo de los noventa, unido a las interesantes y profundas letras que ofrece el disco, es uno de esos discos que son buenos de principio a fin y uno de los que no tiene “canciones malas”, lo más sorprendente es que fue compuesto y grabado por un trío de jóvenes que para entonces solo alcanzaban los quince años de edad, como se comentó al inicio de esta nota.

Silverchair
Arte interior de la edición en vinilo lanzada en 2015 por Sony Music.

Es uno de mis álbumes preferidos de siempre y si no lo has oído nunca, ni a la banda tampoco, desde este rincón de la web que es ViniloBlog, te invito a que le des una probada.

Comentarios