Jurassic Park: las 3 primeras películas de la franquicia están disponibles en Netflix

Ya puedes disfrutar de la primera trilogía de Jurassic Park en Netflix, además de su serie animada.

233

“Al principio todo era oscuridad y dijo Dios hágase la luz y la luz se hizo…”, fue más o menos lo que hizo Steven Spielberg en 1993 con Jurassic Park.

La cara de asombro e incredulidad actuada de sus personajes Grant, Ellie y Malcom – encarnados por San Neill, Laura Dern y Jeff Goldblum – era la cara legítima de los espectadores sentados en la sala de cine viendo dinosaurios “reales” proyectados sobre la pantalla.

Hasta ese momento los efectos especiales de las películas eran efectos visuales, logrados con trucos de cámara, intervención sobre la cinta, costosas explosiones o peligrosas acrobacias. Es justo decir que las imágenes generadas por computadora o CGI en sus siglas en inglés, ya existían, y con importantes logros para cuando Jurassic Park fue estrenada.

Si hemos de hacer una lista corta de sus predecesores (lo cual es absolutamente injusto, pero esta nota trata sobre el filme de Spielberg y sus secuelas directas, no sobre CGI), los usos previos que marcaron las historia del cine fueron Young Sherlock Holmes (1985), The Abbyss (1989) y Terminator 2: Judgment Day (1991). Las cuatro realizaciones tienen un elemento en común: sus efectos especiales fueron creados por Industrial Light and Magic (ILM) la división de LucasFilm especializada en CGI.

Spielberg tomó la ambiciosa, pero arriesgada decisión de embarcarse en el proyecto de llevar a la gran pantalla la novela de Michael Crichton con una tecnología innovadora, la cual sería puesta a prueba como nunca antes, con la particularidad que su filme dependía totalmente del éxito de esa tecnología. Si bien el ser humano nunca vió un dinosaurio, sabemos cómo interactúan los animales con su entorno, como se mueven, cómo reaccionan, de manera que cualquier error desacreditaría el resultado. Spielberg y su equipo lograron revivir a los dinosaurios 65 millones de años después de su extinción.

El resto es historia del cine.

El filme se beneficia además de una acostumbrada colaboración de su director con el compositor más celebrado de la historia del cine, John Williams, quien creó para la película una hermosa, emocionante y inspiradora banda sonora. 

The Lost World: Jurassic Park

Elogiar a Spielberg sería un atrevimiento; es de esos directores que han pasado a una categoría que se “critican” no si hacen bien lo que acostumbradamente saben hacer, sino si comenten algún error – y los cometen. En el caso de Spielberg a pesar que The Lost World: Jurassic Park (1997) no es precisamente un error, agregó poco a la primera pero tampoco hizo daño. Fue en parte una excusa para mostrar los avances tecnológicos en 4 años, y en la otra una apuesta segura para seguir incrementando las arcas de los realizadores.

Jurassic Park III

La tercera entrega, Jurassic Park III, esta vez bajo la dirección de Joe Johnston (The Rocketeer, Jumanji, y Captain America: The First Avenger) es un producto de mucho menor calidad en todos los sentidos. Aparte de terminar de ordeñar una lucrativa franquicia, por años la industria del cine vivió del canon de las trilogías, de manera que, sin una tercera parte, siempre quedaría la sensación que faltó un capítulo para concluir.

También podría interesarte: ‘Transformers: War For Cybertron’, una aceptable precuela de la clásica serie

Ahora con una nueva generación de realizadores encargados de dar vida a los dinosaurios, con debatible calidad, pero sin duda de su éxito de taquilla, ahora la trilogía original de Jurassic Park está disponible en Netflix y puedes disfrutarla mientras esperamos el estreno de la tercera entrega (sexta entrega en cuanto al orden de la franquicia) de Jurassic World, además también puedes ver la serie animada Jurassic World: Campamento Cretácico, así que si eres seguidor de esta franquicia en Netflix tienes mucho por ver.

Comentarios