¡ADVERTENCIA! Está prohibido copiar el contenido. Puedes ser penado por ello ¡Gracias!
ViniloBlog
Más allá de la música y la tecnología...

Guaco: ‘Betania’, 30 años del disco que re-vitalizó a la banda

Este disco, si bien significó el fin de una excelente relación, marcó el inicio de una de las etapas más exitosas y recordadas de Guaco.

La década de los ochenta terminaba, y también la muy fructífera (pero también algo estancada) relación de Guaco con Sonográfica. Desde 1986, tras la salida de Ricardo Hernández, la dirección musical y buena parte de los arreglos de la banda quedaron a cargo del pianista Alirio Pérez. Si bien la música producida bajo su batuta estaba muy bien escrita, arreglada y recogía el sonido de la época, no logró calar por completo en el gusto del público.

Guaco
Arte original de las producciones ‘Maduro’ (1987) y ‘Dejando Huella’ (1988) por Distribuidora Sonográfica.

Además, los discos ‘Maduro’ (1987) y ‘Dejando huella’ (1988), aunque lograron pegar varios números (como «Zapatero» y «Cuatro estaciones»), expandirse a otros mercados (con los calipsos «Guayana watch out» o «Welcome to Callao»), y que contaron con la colaboración de Neguito Borjas (que venía arrasando con los premios «La Gaita del Año»), no repitieron el éxito de los trabajos en la época de Hernández.

También podría interesarte: Guaco 72: Una producción que sigue estando en algo

Tampoco las cosas iban del todo bien dentro de la banda: no todos estaban de acuerdo con la dirección que tomaba el grupo, sobre todo a la hora de elegir los temas más comerciales, y varios de sus integrantes desertaron (entre ellos, el propio Alirio Pérez).

1989: ‘Betania’

Betania
Arte del álbum original lanzado en 1989 por Distribuidora Sonográfica.

Ahora, con la dirección musical del bajista y cantante Carlos Puchi, Guaco tomó el camino que tan buenos resultados le había dado durante la primera mitad de los ochenta: ser una banda que crea música destinada para el baile, con el objeto de internacionalizarse, pero sin perder la inquietud de experimentar y crear nuevos ritmos, siempre apoyados en sus tamboras y charrasca. Una prueba de ello es el disco ‘Betania’, el último disco oficial (ya que el «Atracción Fatal», de 1990, sólo era un refrito discográfico que tenía como novedad el single «Mi desengaño», el clásico de Roberto Roena y su Apollo Sound) con Sonográfica antes de migrar a la ya desaparecida Sono-Rodven.

‘Rumba de Amor’

El álbum comienza con Carlos Puchi interpretando su tema «Rumba de amor», muy en la onda de la música pop y R&B de los ochenta.

‘Atracción Fatal (Chulin)’

El primer «tubazo» vino con «Atracción fatal» (título que hace referencia a la película homónima de 1987), cantado a dúo por Nelson Arrieta y su autor, el saxofonista Rafael Grecco.

La historia, según cuentan sus intérpretes (sobretodo el mismo Arrieta), es la historia real (en tono jocoso) de una aventura amorosa que tuvo uno de los miembros de la banda (llamado como “Carmelino”), que estuvo a punto de costarle la vida. La intro «montunera» y los divertidos “soneos” de Nelson todavía son recordados con mucho cariño por el público en sus presentaciones personales.

‘Que nadie se mueva’

El tercer track viene a cargo de Gustavo Aguado con la participación de Tony Escobar (ahora famoso DJ), que re-editan el clásico de 1975 «Que nadie se mueva» con un sonido más moderno y «rap» que, literalmente, no dejará parado a nadie.

‘Tamborera Cuatro Mambos’

La primera nota navideña del disco llega con la primera colaboración de Neguito Borjas «Tamborera cuatro mambos», una especie de «auto-homenaje» que se hace la banda en sus 15 años sonando, recordando también a varios miembros que estuvieron con ellos.

‘Sara’

El lado B comienza con el tema más experimental del álbum: «Sara». Un songo que habla sobre las vicisitudes de una joven universitaria a la hora de buscar trabajo, con el acoso y el machismo como la orden del día. Para esos años ochenta, las bandas como Los Van Van de Juan Formell, Adalberto Álvarez y su Son, o Batacumbele habían revolucionado al mundo de la música afro-cubana con la timba y el songo; ritmos de los cuales se basó Guaco para crear este maravilloso tema.

‘Te tengo que olvidar’

El fallecido Sundín Galué también hizo su participación con «Te tengo que olvidar», un agridulce meren-guaco (también de Neguito Borjas) que sería el último que produciría el grupo.

‘Nos dejaron’

Siguiendo con los temas de corte social, Gustavo Aguado interpreta el tema «Nos dejaron», original de los antiguos miembros de la banda, Simón García y Ricardo Portillo. El año 1989 es (y seguirá siendo) un año amargamente recordado por los disturbios y saqueos que sufrió Caracas y sus ciudades más cercanas a principios de año, además de los numerosos escándalos de corrupción y la delicada situación económica por la que estaba atravesando el país; y los Aguado y compañía no quisieron quedarse callados ante esa aciaga situación.

‘La Placita’

Finalmente, el disco termina con, quizás, una de las gaitas más entrañables de todos los tiempos: «La Placita». Como buen devoto de la Virgen Chinita, Gustavo comparte el canto con diversos artistas como Yordano, Cecilia Todd, Sergio Pérez, Luz Marina, entre otros, con el casi omnipresente clarinete de Marcos Salas, para regalarle a su Patrona un hermoso poema gaitero.

También podría interesarte: Guaco es Guaco: 55 años luchando contra las críticas

Este disco, si bien significó el fin de una excelente relación (y que también coincidió con el fin de una década llena de contrastes), marcó el inicio de una de las etapas más exitosas y recordadas de Guaco y que, tres décadas más tarde, sigue siendo referencia obligada y para muchos “guaqueros”, «guacólogos» y el público en general. Una obra que, de alguna manera, vuelve a lo básico del grupo del tridente, y que rompió con creces la inercia creativa por la que atravesaba, hasta alcanzar la tan ansiada internacionalización de su sonido.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no aceptar si lo desea. Aceptar Leer más