A 50 años de ‘McCartney’: el disco que marcaría la disolución de The Beatles

'McCartney' es el segundo álbum publicado por un beatle en solitario y el primero de Paul McCartney en su carrera solista.

235

Hace un mes se cumplieron 50 años de McCartney, el primer álbum publicado por Paul McCartney como artista en solitario. Coincidió con el lanzamiento de Let It Be, el último disco de The Beatles, lo cual generó conflictos entre Paul y el resto de sus compañeros.

Se dice que Paul fue el más interesado en mantener unida a la banda, pero no logró su cometido. Las grabaciones de McCartney empezaron en diciembre de 1969, mientras el beatle sufría un periodo de depresión y confusión, el cual se disparó al John Lennon anunciar su interés por dejar The Beatles, durante septiembre de ese mismo año.

Tras recibir esa noticia de John, Paul se retiró a una granja en Escocia lleno de desánimo y confusión. Volvería a Londres en diciembre del mismo año para empezar las grabaciones el disco. Sobre este hecho se conoce lo siguiente, en palabras del biógrafo Howard Sounes, autor del libro Fab: An Intimate Life of Paul McCartney:

Fue sombrío para Linda. Tenía una hija de siete años y un bebé que cuidar, con un marido deprimido y borracho. Más tarde dijo a sus amigos que fue uno de los momentos más difíciles de su vida, mientras Paul reflexionaba que podría haberse convertido en una víctima del rock and roll en ese momento de su carrera.

El deseo de Lennon por abandonar a la banda, entre muchas otras razones, se debió también a raíz del nombramiento de Allen Klein como gerente de Apple Records, discográfica fundada en 1968, que publicó trabajos de The Beatles, y consecuentemente sus carreras en solitario.

El grupo tenía interés en retrasar el lanzamiento de McCartney para evitar que saliera al mismo tiempo que Let It Be, alegando que Paul se estaba aprovechando de la disolución de la banda que hasta ese momento eran privada, uno de los que principalmente se opuso fue John Lennon.

También podría interesarte: ‘Rock N’ Roll’: 45 años de caos y descontrol en una mítica producción de John Lennon

Luego, en abril de 1970, McCartney fue quien llamó por teléfono a Lennon que dejaría a la banda. Lo que no le comentó, además de su renuncia, es que ya lo había hecho oficial ante los medios. El ex-beatle se había encargado de hablar por sí mismo, mediante una especie de auto entrevista, respondiendo a preguntas sobre el futuro de The Beatles y, además, incluyó copias de su álbum debut junto al anuncio a la prensa.

Sin embargo, luego de varias discusiones y Paul agregándole su descontento por el inminente lanzamiento de Let It Be considerando que dicho álbum había sido tratado de muy mala forma por Phil Spector, el resto de los beatles terminaron aceptando que Paul lanzara su disco en abril y no en junio como se esperaba, lo que posteriormente desataría todos los procesos legales durante años para disolver finalmente todas las empresas de la ex-banda.

McCartney

Portada de McCartney

Contrario a lo que se esperaba, dado al sonido tan trabajado y definido que tuvieron los últimos trabajos de The Beatles, como Abbey Road, el álbum debut de Paul fue totalmente experimental y artesanal, lleno de sonidos y arreglos musicales mayormente hechos en casa del artista. McCartney declararía que buscaba «volver a las bases», el cual había sido el concepto original para Get Back y que posteriormente se convertiría en el álbum Let It Be de The Beatles.

McCartney no recibió críticas favorables de la prensa, pero se mantuvo como #1 en la lista norteamericana Billboard 200 y como #2 en Reino Unido. Paul, tal y como lo había comentado John Lennon de forma muy despectiva, se benefició gracias a la publicidad generada por la separación de The Beatles como grupo. 

A excepción de una colaboración vocal de su esposa Linda, todos los instrumentos y sonidos que se pueden apreciar en el disco fueron grabados por Paul.  Sin embargo, Linda, fue una parte esencial durante las grabaciones de McCartney, dado que su apoyo ayudó al músico a escribir las primeras canciones del álbum y a considerar una carrera como solista.

La canción más relevante de este disco, sin duda alguna, es el tema Maybe I’m Amazed, que tiempo después se volvería una de las canciones más famosas del cantante, aun cuando originalmente Paul nunca aceptó lanzar ninguno de los temas del disco como un sencillo.

Recientemente se ha remasterizado su videoclip original en el canal oficial del beatle en YouTube. El tema es una canción de amor dedicada a su esposa Linda por ser su apoyo durante la ruptura de The Beatles y el comienzo de su carrera como solista. 

Este tema, así como otros como That Would Be Something , Valentine Day, y Man We Was Lonely, se basan en la voz de McCartney siendo acompañada por guitarra acústica y/o piano. Paul grabó todas las canciones empezando de esta manera, para luego incluir las guitarras secundarias, bajos y baterías. Un elemento muy distintivo de McCartney –aunque de toda la discografía del músico en general– es el sonido del bajo Hofner, que se volvió su sello personal desde su comienzo con The Beatles.

La primera canción grabada para el disco fue The Lovely Linda, que grabó durante su retiro en Escocia. Originalmente no estaba estipulado que se incluyera en el álbum, pero terminó siendo el track que abre el disco. La grabación que se puede apreciar es la original, a la que se le incluyó el sonido de la risa de Paul al final posteriormente.

Otros temas muy interesantes del disco son Junk y Teddy Boy. Estos dos temas fueron compuestos entre 1968 y 1969 mientras estaba con la banda, donde también los ensayo y quedaron grabaciones donde se constata como Paul ensayo estos temas con el resto de los beatles.

Uno de los puntos más destacables es el hecho de que a John Lennon le gustaba el tema Teddy Boy y en las grabaciones de los ensayos para Get Back se puede escuchar a Lennon cantando el tema junto a McCartney.

La grabación de McCartney se realizó en tres estudios distintos, empezando por su propio hogar en Londres, donde empezó a grabar utilizando un magnetófono de cuatro pistas marca Studer, sin mesa de mezclas. Este evento le dio el carácter artesanal que tiene el álbum en líneas generales, dado que le permitió a McCartney experimentar de manera más íntima.

También podría interesarte: «A 50 años de Sentimental Journey: el primer álbum de un Beatle en solitario»

Luego se mudó a a los estudios Morgan en febrero, para terminar finalmente las grabaciones en el mítico Abbey Road Studios en Londres. McCartney finalmente sería lanzado el día 17 de abril de 1970.

Cuéntanos, ¿qué opinas del disco solista de Paul McCartney? ¡Esperamos tus comentarios!

Comentarios