Adictos a la Cultura Pop

Adele vuelve con “30”: el más personal y honesto de sus discos

La artista regresa con nuevo disco después de seis años sin actividad musical.

33

Hace seis años que Adele no compartía música. Desde que nos impresionó con Hello en 2015, y posteriormente con la publicación de 25, la cantante decidió retirarse de la vida pública y artística momentáneamente para dedicarse a su familia, ya que se habría casado con el empresario Simon Konecki en 2018, de quien se divorciaría exactamente un año después. De allí nace 30.

Al conocerse esta noticia, los comentarios y memes no tardaron en surgir, especulando que el próximo disco de Adele podría ser más intenso que de costumbre. La artista británica es conocida por sus letras brutalmente honestas y sus profundas emociones, así que 30 trae consigo mucha expectativa. Afortunadamente, Adele nunca decepciona, y esta no es una excepción.

30: Una reflexión personal sobre ser mujer en el siglo XXI

30

El cuarto disco de estudio de Adele se siente más introspectivo son sus álbumes anteriores. Contrario a 21, donde la artista exploró distintos géneros del pop para hablar sobre sus antiguas relaciones, o 25, donde la nostalgia y la frustración fueron su motor, en 30 inicia un viaje interno que explora a través de 12 canciones que siguen un orden cronológico.

30 empieza con Strangers By Nature, que se siente como una suerte de homenaje a Judy Garland. De hecho, Adele ha dicho que se inspiró en el biopic de la artista, protagonizado por René Zellweger, para escribir el tema. Fue producido por Ludwig Göransson, productor conocido por la banda sonora de Black Panther y por ser colaborador habitual de Childish Gambino.

El disco prosigue con el primer single, Easy On Me, un tema que se siente grandioso a pesar de su simpleza. Con un videoclip dirigido por Xavier Dolan, quien ha sido creativo de otros de sus proyectos en el pasado, Adele canta abiertamente sobre su divorcio, esperando que su hijo, Angelo, pueda entenderlo cuando crezca.

El videoclip hace una transición de blanco y negro a color, lo cual es una metáfora de 30 en general, ya que la artista mantiene el tema de la búsqueda de su propia felicidad como la razón de su separación.

El tercer tema del disco es My Little Love, el cual es -junto a To Be Loved– de los temas más íntimos e intensos del álbum. En ambos hay elementos autobiográficos y de cierto carácter documental, no solo en las letras, sino también en los sonidos, pues My Little Love incluye grabaciones de conversaciones que Adele mantuvo con su hijo y amigos tras comenzar su divorcio.

Te puede interesar: Bite Me de Avril Lavigne y el regreso de la princesa del pop punk

A pesar de que las letras y la historia que narran son el centro de 30, la música y la producción no pasan desapercibidas. El álbum cuenta con un estilo muy diverso, pero que mantiene una misma estética.

Adele es conocida por sus producciones acústicas, ya que a la artista realmente no le hace falta nada más que un piano y su voz, 30 aprovecha de explorar influencias que han marcado a la cantante británica, tales como Marcin Gaye, Amy Winehouse, y los Rolling Stones.

Un aspecto interesante de 30 es la manera en la que Adele combina distintos elementos del pasado con sonidos actuales. Un ejemplo es el interludio del disco, titulado All Night Parking (with Erroll Garner) donde se utiliza un extracto de una pieza del famoso pianista de jazz, Erroll Garner, y se acompaña con una batería que mantiene un groove parecido a J Dilla o a D’Angelo, exponentes de la escena hip-hop de los 90’s. Sobre la pista, Adele canta sobre la primera etapa del amor, donde todo es color de rosas y felicidad.

El disco cuenta con la colaboración de varios productores, entre ellos Greg Kurstin, Max Martins, Tobias Jesso Jr y Shellback, con quienes Adele ya habría colaborado en su disco anterior, 25. En esta ocasión incluye a Ludwig Göransson e Inflo como parte del equipo.

Esta diversidad de músicos se nota a lo largo de todo el disco, pues 30 explora distintas sonoridades, desde las baladas como Easy On Me, To Be Loved), temas pop acústicos (I Drink Wine, Woman Like Me) hasta temas llenos de orquestaciones grandiosas, coros con tono gospel y ritmos que recuerdan a las décadas de los 50’s y 60’s (My Little Love, Cry Your Heart Out, Can I Get It).

A su vez, hay temas que suenan a una suerte de R&B más contemporáneo (Oh My God, Hold On) y finalizando con Love Is a Game, que suena como parte de algún soundtrack del 2000, y recuerda a películas como Notting Hill o Love Actually.

Asimismo, 30 termina siendo un viaje de exploración sobre una mujer de treinta años que decidió romper con lo establecido e hizo lo que quería. Como cada disco de Adele contempla una etapa de su vida, podemos ver a 21 como la euforia de su juventud, a 25 como la crisis del cuarto de siglo, y a 30 como a una mujer resurgiendo de esa crisis.

Es un disco intenso, lleno de emociones y letras muy duras y honestas, volviéndolo el disco más personal de Adele, y quizás el mejor -hasta ahora- de su carrera.

Adele 30
                                                                   Palabras de Adele sobre su disco “30”

 

¿Ya escuchaste este nuevo disco de Adele? Está disponible en plataformas de streaming como Spotify y en YouTube. Si aún no lo has hecho, ¿qué estás esperando? ¡Haznos saber en tus comentarios qué te pareció!


Si te gusta nuestro contenido, te invitamos a donar lo que esté a tu alcance a través de PayPal para que el sitio web siga funcionando y nuestros colaboradores sigan trabajando ofreciéndote lo mejor de la cultura pop.
¡Gracias!

Deja tu comentario

Tu Email no será publicado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no aceptar si lo desea. AceptarLeer más