Más allá de la música y la tecnología

‘Hunky Dory’ de David Bowie cumple 50 años

Catalogado como uno de los mejores discos de David Bowie, Hunky Dory cumplirá este diciembre cincuenta años.

37

Recientemente acabamos de conocer la existencia de Toy, un álbum “perdido” pero que fue ideado por el propio Bowie en 1999 y grabado en el año 2000 con la intención de lanzarlo en 2001.

Tristemente, en aquel año 2001 aún no existía la tecnología necesaria para que el álbum saliera a la venta tal y como Bowie quería, por eso decidió esperar mientras realizaba otros trabajos. Pero este 2022, precisamente en enero, el álbum verá la luz.

Y para que la espera se te haga corta, te comentamos uno de sus discos más aclamados por la crítica, Hunky Dory, de 1971. ¡Que lo disfrutes!

Historia del álbum ‘Hunky Dory’ de David Bowie

 

Portada del álbum Hunky Dory de David Bowie

 

Considerado como uno de los mejores trabajos de Bowie, se trata de su cuarto álbum de estudio. Fue lanzado por RCA Records en 1971, primer disco del artista  distribuido por esta compañía.

Bowie comenzó a grabar junto a su banda algunas canciones para el álbum en Trident Studios el 8 de junio de 1971. Para la composición de estos temas, Bowie empleó el piano, y no la guitarra como acostumbraba.

RCA, tras escuchar las grabaciones, decidió contratar al artista, saliendo el disco a la venta el 17 de diciembre de ese mismo año. Sin embargo, los primeros singles no recibieron mucha promoción por parte de la compañía, temerosa de que Bowie volviese a cambiar de aspecto y «personaje» como acostumbraba a hacer.

Para las grabaciones de las canciones participaron todos los músicos de Ziggy Stardust’ Spiders From Mars, quienes fueron: David Bowie (voz, guitarra, saxofones y piano), Mick Ronson (guitarra, voz, mellotrón y arreglos), Rick Wakeman (piano), Trevor Bolder (bajo y trompeta) y Mick Woodmansey (batería). Como ingeniero de sonido encontramos a Ken Scott.

El piano que Wakeman empleó para la grabación fue el mismo que utilizó Paul McCartney en Hey Jude Queen en Bohemian Rhapsody.

Realmente en la contraportada del disco figura Ken Scott en la producción, asistido por “el actor”, nombre que se asignó Bowie a sí mismo estrenándose también como productor. De hecho, cuando Bowie llamó a Scott para producir su álbum, este aceptó pero no con demasiado interés, pues pensaba que Bowie nunca llegaría a ser una estrella. 

Scott también figuraría como co-productor en los tres siguientes álbumes de Bowie. Afirma que la grabación de este disco fue muy rápida y que casi todo se realizó en una sola toma, algo que incluso sorprendió a la propia banda, quienes perdieron bastante tiempo de estudio al comienzo de las grabaciones porque no se sabían la música.

La portada del álbum iba a representar a Bowie como un faraón egipicio. Finalmente, realizada por George Underwood, está inspirada en un libro de fotografías de Marlene Dietrich.

Marlene Dietrich

 

La realidad es que no sería hasta 1972, con el anuncio del single  Ziggy Stardust que Hunky Dory no se convertiría en un álbum de éxito, posicionándose en el tercer puesto de las listas británicas, en el que se mantuvo durante sesenta y nueve semanas.

Comparativamente con su anterior disco, The Man Who Sold The World, de un carácter bastante rock, Hunky Dory podría catalogarse como art pop o pop/rock melódico que continuaría en la trayectoria de Bowie.

De hecho, el periodista musical Peter Dogget considera Hunky Dory como: «un colectivo de canciones pop atractivamente accesibles a través de las cuales Bowie mostró sus pensamientos sobre el estrellato y el poder.» Otros críticos afirman que en este álbum encontramos mucha ambigüedad sexual propia del glam, así como canciones casi surrealistas y rarezas acústicas.

En 1973 RCA volvió a lanzar el sencillo Life On Mars?, alcanzando también un tercer puesto dentro de las listas de Inglaterra.

La revista Time lo eligió como uno de los 100 mejores álbumes de todos los tiempos en enero de 2020 y la revista NME aseguraba que Bowie se encontraba en su mejor momento musical.

Bowie consideraba este álbum como uno de los más importantes de su trayectoria. Así hablaba en 1999:

Hunky Dory me dio un gran reconocimiento. Supongo que me lo brindó, por primera vez en mi vida, una audiencia real, es decir, personas que se me acercaron y me dijeron que el álbum era muy bueno y contenía muy buenas canciones. Eso era algo que no me había pasado antes. Sentía que había encontrado mi base y que estaba empezando a comunicar lo que quería hacer pero, ¿Qué es lo que quiero hacer realmente? Siempre hubo una cuestión con eso.

Sin duda, este disco sentaría las bases de la futura carrera de David Bowie.

Canciones

1. Changes

Gracias a este sencillo el álbum obtuvo críticas muy favorables. De hecho, la revista Melody Maker lo definió como «la pieza más creativa en composición de canciones que ha aparecido en un disco en un tiempo considerable.»

Construida basándose en un riff de piano. La letra trata de representar una reinvención artística alejada del rock. Sin embargo, esta letra alentó a que Bowie fuese apodado como el «camaleón del rock». Esta sería una de las canciones más icónicas del cantante.

Sin duda es una gran elección para abrir el disco, contrastando completamente con su trabajo anterior.

2. Oh! You Pretty Things

Fue la primera canción del álbum en escribirse. El uso del piano puede compararse a canciones como Martha My Dear  de los Beatles.

La letra está basada en el ocultismo de Aleister Crowley y el filósofo Friedrich Nietzsche en sus teorías del homo superior (Übermensch).

3. Eight Line Poem

Fue concebida como una continuación de la canción anterior. Las melodías de guitarra están muy influenciadas por el estilo country de Ronson.

La letra parece ser bastante metafórica y, según el propio Bowie, en ella se describe a la ciudad, que es como una especie de verruga en la parte posterior de una pradera.

4. Life On Mars?

La canción bien podría pertenecer a un musical. Aunque también metafóricamente, la letra tiene un componente bastante visual que nos transporta a la mente de una joven que simplemente va al cine para olvidarse de los problemas que tiene con sus padres.

Si bien es cierto que la canción no tiene nada que ver con Marte, es posible que el título fuese también una especie de guiño a la lucha que por entonces tenían Estados Unidos y la Unión Soviética por alcanzar dicho planeta.

Compuesta en F, emplea los mismos acordes que My Way de Frank Sinatra. Hay quién asegura que lo hace en forma de parodia, aunque otras teorías señalan a que Bowie iba a ser el candidato para esa canción pero finalmente eligieron a Sinatra, algo que no le sentó nada bien y que motivó a realizar esta canción.

El arreglo de cuerdas fue obra de Ronson. Además, parece ser que la voz de Bowie fue grabada en una sola toma.

5. Kooks

Dedicada a su hijo, Duncan Zowie Haywood Jones, nacido el 30 de mayo de 1971.

El arreglo de cuerdas también es de Ronson Bolder toca la trompeta.

6. Quicksand

Trata sobre la falta de inspiración y cómo acceder a ella. Bowie la describió como una mezcla de narrativa y surrealismo. Bien podría anticiparnos al disco Low de 1977.

Encontramos referencias a CrowleyWinston Churchill, Heinrich HimmleryFriedrich Nietzsche. También evoca al espiritismo y enseñanzas budistas.

Scott insistió en la creación de diferentes capas con la guitarra acústica.

7. Fill Your Heart

Escrita por Biff RosePaul Williams, es la única del álbum que no escribió Bowie.

Destacan el saxofón de Bowie, el arreglo de cuerdas de Ronson y el solo de piano de Wakeman.

8. Andy Warhol

Se trata, como el propio nombre de la canción indica, de un homenaje a Warhol, quien fue de gran inspiración para Bowie en la década de los sesenta. De hecho, la letra enfatiza el mensaje de Warhol de que la vida y el arte se desdibujan.

Escuchamos un llamativo riff de dos guitarras muy parecido a la introducción de Silent Song Across The Land  de Ron Davies.

Parece ser que cuando Warhol escuchó la canción en septiembre de 1971 salió horrorizado, algo que a Bowie le resultó fascinante.

9. Song For Bob Dylan

Como su propio nombre indica, es otro homenaje, en este caso a Bob Dylan. El título es una parodia de la canción Song To Woody del propio Dylan. Además, en esta canción Bowie se dirige a Dylan por su nombre real: Robert Zimmerman.

Con sonoridades que nos recuerdan al cantautor, Bowie lo ensalza de tal manera que lo acaba convirtiendo en una figura heroica que debe rescatar al mundo de la música del cauce que está tomando.

10. Queen Bitch

Inspirada en la banda Velvet Underground y en su cantante principal Lou Reed. Contiene unos toques bastante glam e incluso punk que presagian la dirección que tomarían los futuros álbumes de Bowie

11. The Bewlay Brothers

Escuchamos efectos bastante siniestros y la voz de Bowie acompañada por Ronson a la guitarra.

Seguramente sea una de las grabaciones más misteriosas de Bowie pero el propio cantante afirma que su letra realmente no significa nada, que no debemos tratar de analizarla.

También podría interesarte: Pet Sounds: 55 aniversario del álbum de The Beach Boys que redefinió a la música pop

De gran influencia para músicos posteriores, como sería el caso de EurythmicsHunky Dory fue sin duda un gran trabajo de David Bowie que todo el mundo debe escuchar al menos una vez en la vida. ¿Qué crees, te gusta este álbum? ¡Te leemos en comentarios!


Si te gusta nuestro contenido, te invitamos a donar lo que esté a tu alcance a través de PayPal para que el sitio web siga funcionando y nuestros colaboradores sigan trabajando ofreciéndote lo mejor de la cultura pop.
¡Gracias!

Deja tu comentario

Tu Email no será publicado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no aceptar si lo desea. AceptarLeer más