Más allá de la música y la tecnología

El famoso sintetizador Korg Polysix cumple 40 años

Es uno de los sintetizadores más importantes de la década de los ochenta. En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre la historia del Korg Polysix y su funcionamiento.

29

Durante la década de 1910 y 1920 emergió el movimiento futurista, rompedor con todo lo anterior en cuanto a que fundamentalmente amaba los ruidos, no las notas de los instrumentos conocidos ni los efectos producidos por ellos, y buscaba nuevos timbres para la expresión musical. Esto, unido al desarrollo de la electrónica, a la invención fundamental de la válvula de vacío, posibilitó el desarrollo de los primeros instrumentos electrónicos, desde el Telharmonium de Thadeus Cahill al Theremin o el Ondes Martenot

Los estudios de las principales emisoras de radio en Europa serán fundamentales para la experimentación de los sonidos, que serán utilizados para ambientar obras teatrales y, posteriormente, programas de televisión.

Los grabadores de cinta o el tratamiento a partir de generadores de forma de onda senoidal a través de filtros así como los efectos de reverberación y eco serán el comienzo de la música electrónica concebida para ser grabada. Los sonidos pasan por diferentes módulos con los que se experimenta, y que finalmente dará pie a la concepción de los sintetizadores modulares que no estaban en venta al gran público.

Primeros sintetizadores

El primer sintetizador modular fue el RCA Mark I y se presentó en 1955 en la Universidad de Princeton. El Mark II ya tenía filtro pasa alto y pasa bajo, y los nuevos osciladores podían producir diferentes formas de onda distintas a la senoidal.

RCA Mark I

En los años sesenta, Don Buchla, Peter Zinovieff y Robert Moog fueron auténticos pioneros. Este último sería el responsable del desarrollo del instrumento que cambió la música popular para siempre, acercando así el sintetizador  al gran público.

Minimoog

El Minimoog condensaba en poco espacio los módulos fundamentales de un sintetizador, convirtiéndolo en un instrumento portátil (en comparación a lo anterior) y relativamente sencillo de comprender. Todas estas características ofrecían la posibilidad de utilizarlo en directo con la misma fiabilidad que un órgano Hammond

Camino hacia la polifonía

A mediados de 1970 surgen los primeros sintetizadores polifónicos, una competencia muy dura para los antiguos sintetizadores mono/duofónicos como el Minimoog o el ARP Odissey.  La industria japonesa fue la principal encargada de poner en jaque a estas marcas estadounidenses, de las que sólo se salvó Sequential Circuits con su buque insignia: el Prophet 5. Marcas como Roland, Yamaha o Korg ofrecían fantásticos sintetizadores más estables que los americanos y a un precio más económico. 

Sequential Prophet 5

Los sintetizadores polifónicos a finales de los setenta eran realmente caros, un lujo que solo las estrellas se podían permitir. El Sequential Prophet 5, presentado en el NAMM en enero de 1978, ofrecía la posibilidad de almacenar los sonidos programados en memorias, pudiendo acceder a ellas con solo pulsar un botón, algo casi mágico en esa época. Pero su precio de $4.500 no estaba al alcance de cualquiera.

Te puede interesar: Pet Sounds: 55 aniversario del álbum de The Beach Boys que redefinió a la música pop

Ese mismo año, la empresa del visionario japonés Ikutaro Kakehashi, sacaba al mercado el primero de sus sintetizadores Jupiter; el Roland Jupiter 4, pionero de una exitosa saga por tan solo $1.750. En 1981, Roland llegaría a la cumbre de su síntesis analógica con el Roland Jupiter 8, sintetizador adorado por Howard Jones, Nick Rhodes o Ian Stanley entre otros. 

Roland Jupiter 8

En su permanente empeño por ser más competitivos y adueñarse del mercado, Roland sacó a la venta una versión reducida del JP-8 con el Roland Juno 6, que también iniciará otra exitosa saga: Juno 60, Juno 106, etc…

La llegada del KORG POLYSIX

La marca japonesa Korg, por su parte, había sacado al mercado en 1980 su modelo de gran sintetizador con el Korg Trident, si bien estaba concebido como un clásico aparato de cuerdas que se dividía en secciones de strings, brass y sintetizador. Pero su gran éxito lo obtendría con el Korg Polysix cuyo concepto estaba claramente basado en el Prophet 5 pero a un precio mucho más económico.

Korg Polysix

En 1981 el Korg Polysix era una gran elección por todo lo que ofrecía. Tenía seis voces, treinta y dos memorias, un sonido grueso y mucho carácter. Además era muy fácil de programar.

La salida al mercado del Juno 6 era una competencia directa, principalmente por estar en el mismo rango de precio. Además, ofrecía osciladores controlados digitalmente (DCO) que le proporcionaba un distintivo sonido muy moderno, pero no tenía memorias.

Roland Juno 6

Las ventas del Juno 6 cayeron y Roland tuvo que rediseñarlo y mejorarlo siete meses después de su lanzamiento. Convertido en el Juno 60, tenía cincuenta y seis memorias, sonaba brillante, impactante y genuinamente moderno. Pero, por encima de todo ello, venía equipado con conexiones MIDI, algo que fue definitivo para ganarse el favor de las bandas pop synth  de los ochenta. 

Te puede interesar: 30 años de ‘Dangerous’ de Michael Jackson: Un álbum lleno de genialidades

Korg terminó la producción del Polysix a finales de 1982, tras vender 22.000 unidades en dos años. 

Al Korg Polysix le seguiría el Poly-61, con un sistema de manejo realmente poco intuitivo que ya contaba con DCO al igual que el Juno 60. Pero no pudo competir con los Juno y, especialmente, con la llegada del sintetizador basado en la síntesis FM: el Yamaha DX7.

Yamaha DX7

A mediados de 1990 y gracias al nuevo resurgir de la música electrónica, las sonoridades analógicas del Polysix fueron retomadas por grupos como Massive Attack o Chemical Brothers

Principales características del Korg Polysix

El Korg Polysix representaba el sonido del cambio de una era: el límite entre la síntesis substractiva analógica y la digital. En 1990 el precio de un Korg Polysix era una verdadera ganga para quienes no podían gastarse mucho dinero y querían conseguir un sintetizador polifónico programable. 

Las principales características del Korg Polysix son sus seis voces de polifonía, treinta y dos memorias y cinco octavas. Contaba con un VCO (oscilador controlado por voltaje) por voz con las formas de onda: Saw (diente de sierra) PW o PWM (variable desde una forma rectangular a un impulso) más un suboscilador (que suma al sonido una o dos octavas por debajo de la nota).

Contaba también con efectos de Chorus, Phaser y Ensemble, arpegiador y Chord Memory. Se pueden usar todas las voces en modo Unison para crear una sola voz con un sonido muy grueso.

Muchos decían que el Polysix era “el Prophet 5 de los pobres”. Sin embargo, el Polysix mejoró la polifonía del Prophet con una voz adicional (de ahí su nombre), pero, a diferencia del americano que tenía dos osciladores por voz, este solo tiene un oscilador más suboscilador por cada una de sus voces. Las treinta y dos memorias son algo menos en comparación con el Prophet, de cuarenta con las versiones Rev 1 y Rev 2 y de ciento veinte con la Rev 3, esta última la más vendida.

Te puede interesar: Tears for Fears: 40 años de música y trayectoria

El Polysix es especialmente bueno para los sonidos de cuerdas, sobre todo con la activación del efecto de ensemble que simula a un mellotron, así como en los sonidos de brass analógico que están muy en la onda del Prophet.

El Generador de envolvente (Modulation Generator) con los parámetros attack, decay, sustain, y release (ADSR) tiene un rango realmente amplio. El ataque en la posición más lenta puede llegar a los 18 segundos, el decay de 25 segundos y release de 25 segundos.

El filtro posee un ancho de banda más estrecho que el Juno pero con una concentración más rica de medios y graves. Este grosor de sonido se debe en parte a que el Polysix emplea VCO y no DCO. Sin embargo, el ajuste de los osciladores tiende a descalibrarse ligeramente con el paso del tiempo.

El uso de las perillas y botones posibilitan un fácil acceso a todos los parámetros y efectos, así como el margen de control para las ruedas de pitch bend y modulación. La ausencia de una pantalla digital en la que podemos leer los valores hace que los ajustes tengan que realizarse de oído. 

El chip SSM (Solid State Music) para la envolvente del filtro, como los Prophet 5 en su Rev 2, proporcionan su cálido sonido. Es por ello que el Polysix tiene una sonoridad que nos recuerda más a los «sintes» americanos que a su principal competidor del momento, el Juno 6.

El Polysix salió a la vez que el Mono/Poly, y comparten lo esencial de su diseño estético, pero el Mono/Poly tiene solo cuatro voces en su modo polifónico y cuatro VCO’s en modo monofónico.

Casi todos los Polysix tienen, sin embargo, un problema de fuga en la batería. Esto se debe a que su NiCd (batería de níquel-cadmio) recargable, después de muchos años, tiende a filtrarse y puede corroer la placa del circuito debajo de él.

Algunos de los teclistas o bandas que han utilizado el Korg Polysix son: Rubi y los Casinos, Azul y Negro, Javier Losada (Tino Casal), Geoff Downes (The Buggles, Yes), Jimi Tenor, Kitaro, Keith Emerson o Tears for Fears.

Y a ti, ¿te gusta el Korg Polysix tanto como a nosotros? ¡Déjanos tu opinión!


Si te gusta nuestro contenido, te invitamos a donar lo que esté a tu alcance a través de PayPal para que el sitio web siga funcionando y nuestros colaboradores sigan trabajando ofreciéndote lo mejor de la cultura pop.
¡Gracias!

Deja tu comentario

Tu Email no será publicado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no aceptar si lo desea. AceptarLeer más