ELVIS: la ostentosa película de Baz Luhrmann que se olvida del verdadero Rey

0
759
ELVIS

Elvis es la nueva película de Baz Luhrmann, protagonizada por Austin Butler y Tom Hanks que se estrenó el pasado 24 de junio de 2022. Este biopic se basa en la historia de Elvis Presley y su ascenso al estrellato como una de las figuras más influyentes de la música popular.

La película tiene la particularidad de estar narrada desde la perspectiva del Coronel Parker (Tom Hanks), quien fuese el manager durante toda la carrera del mítico cantante y, además, uno de los responsables de que Elvis haya sido tan grande a nivel mundial en la industria del entretenimiento.

La cinta está producida, dirigida y escrita por el propio Luhrmann, tal y como hizo en el pasado con otras de sus películas como ‘Romeo + Julieta’ (1996), ‘Moulin Rouge!’ (2001) o ‘The Great Gatsby’ (2013). Ahora regresa al cine para intentar contarnos la historia de Elvis Presley desde la óptica del personaje que lo explotó y estafó por muchos años, un riesgo por parte del director que parecía muy interesante, pero que fue todo lo contrario.

ELVIS: altos niveles de parafernalia y edulcorantes arruinan la audacia del director

Elvis

Este biopic tiene uno de los mejores arranques de una película de este tipo que hemos visto en los últimos años. Si miramos atrás, ni ‘Bohemian Rhapsody’, ni ‘Rocketman’, tienen un ritmo tan salvaje y audaz como los primeros 30 minutos de ELVIS, pero la necesidad de Luhrmann de copiar la formula de su Moulin Rouge convierte a lo que debería de haber sido uno de los mejores biopic de la historia en un desperdicio total del personaje principal y su historia.

La verdadera historia de ELVIS está pisoteada por un tono burlón, de una ostentosidad inexplicable y de edulcorantes que rayan en una falta de respeto hacia la memoria del icono más grande del Rock & Roll y de la música popular.

El Coronel Parker, conocido por todas sus fechorías, ahora es quién se atreve a contar la historia de Elvis a través de Tom Hanks, que si bien este último hace una maravillosa actuación con un maquillaje tan espectacular, terminamos por aburrirnos y no creerle ni una sola palabra a este personaje. ¿Y cómo hacerlo? Parker es quién ayudó a Elvis a llegar a la cima, pero también el que lo hundió con vehemencia por su avaricia.

Elvis

Elvis en esta cinta, no tiene voz propia. Más allá de un par de momentos, donde Luhrmann nos muestra una cucharada de la irreverencia de Presley para con el contexto social que vivía, no tenemos nada más sobre estos momentos que marcaron al artista.

El director y guionista, no se preocupó por mostrarnos al verdadero Elvis, sino que se inventó “el mejor Elvis” que Luhrmann quiso mostrarle a todos en las salas de cine. Un desacierto que acaba con toda la ilusión de aquellos que quisieron o querrán conocer parte de su historia en la gran pantalla.

También te puede interesar: ‘Depredador: La Presa’ vuelve a las raíces de la franquicia con mucho éxito

Luhrmann desaprovecha tanto la historia del cantautor, que en los momentos más polémicos de la cinta, nos muestra a un Presley desvalido y casi inocente de todo lo que sucedía con sus problemas económicos y el abuso de drogas. Es como si el exceso de edulcorantes para con Parker y Elvis quisieran ocultar lo que de verdad fueron estos dos personajes. Un absoluto descalabro.

ELVIS sin Elvis Presley

Elvis

Si algo tuvo Elvis Presley es su genialidad a la hora de hacer música. Las reuniones con sus músicos, las proezas en el estudio, su voz, sus performances y sus composiciones, quedan excluidas por completo de este biopic, aún cuando Austin Butler hace una de sus mejores actuaciones de su carrera, pero Luhrmann está tan empeñado en sus excesos que se pierde por completo el significado de la estrella de la cinta.

Me parece totalmente increíble que al estar hablando y mostrando al Rey del Rock & Roll en la gran pantalla, no se le permita al espectador de imaginarse la grandeza de este músico que le dio tantas maravillas a la música, incluso al cine.

El atropello de su historia no abre un espacio en la película de Luhrmann para adentrarse en los detalles del gran músico, sino que nos muestra una salvaje y desordenada escena en formato de video musical de lo que supuestamente fue Elvis Presley.

También te puede interesar: ‘Persuasión’ una mediocre adaptación del clásico de Jane Austen en Netflix

Por último, su banda sonora es tan desastrosa como la historia que intentó contarnos el director. Una banda sonora que mezcla algunos clásicos de Elvis con una modernidad que hace que nos olvidemos que estamos hablando de las décadas del 50, 60 y 70, desaprovechando por completo la música que hizo tan grande a Elvis y que fue influencia para las más grandes bandas de rock a nivel mundial.

El Coronel Parker edulcorado

Elvis

Es inexplicable, que después de más de 40 años, tengamos una película donde el director intenta hacernos ver que Parker no es el villano de la historia, sino que fue una “buena persona” que solo intentaba hacer negocios con su artista, ignorando la nefasta historia de este personaje y sus conexiones con la mafia.

Sin embargo, la culpa no es de Tom Hanks, que tal y como les comenté anteriormente, hace una maravillosa actuación, con papada incluida, de lo que fue Parker. Siempre es una delicia ver actuar a Hanks, pero es una lastima que lo hayamos tenido que ver en una película que no tiene sentido histórico durante más de 1 hora.

ELVIS no es una maravilla, pero sí una gran película de Luhrmann

Finalizo con esta última interpretación del trabajo de Baz Luhrmann. Si bien la película no nos cuenta la historia concreta de Elvis Presley sin endulzantes, ni tampoco lo intenta hacer desde un punto más sobrio e interesante, el trabajo en dirección y producción de Luhrmann es fantástico, eso es innegable.

El ritmo, la salvajada y la audacia de Luhrmann para pasearse por casi 3 décadas y los momentos que él consideró estelares e importantes de Parker y Elvis, hacen que la película entretenga hasta el más escéptico, logrando que funcione a pesar de tantas fallas y parafernalia.

Si hablamos de técnica, de todo el proceso de producción y de cómo un director puede ofrecer todo lo que ha aprendido con su experiencia, Elvis es una excelente referencia de ello, logrando ser tan comercial como su personaje que cualquier persona que no tenga ni la menor idea de su historia termine por entretenerse con esta obra.

También te puede interesar: ‘Doctor Strange en el Multiverso de la Locura’: es un festival de desenfreno multiversal

Los dejo con la invitación de que vayan a verla ustedes mismos, pero les advierto que no esperen detalles sobre la parte musical de Elvis, ni datos históricos relevantes, ni siquiera un guiño a su transmisión por satélite de su aclamado ‘Elvis: Aloha from Hawaii’.

Si ya la vieron, los invito a que me dejen sus comentarios aquí debajo para conocer sus impresiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí