Más allá de la música y la tecnología

Hablemos de ‘Zack Snyder’s Justice League’ y la carencia de la impronta de su director

Esta nueva versión de Justice League carece de la impronta de Zack Snyder.

26

Ha pasado algo más de dos meses desde el estreno a través de HBO Max de Zack Snyder’s Justice League y, habiendo superado la emoción de la impresionante mejora que representa esta versión del esperpento de 2017, es hora de revisar esta nueva producción desde un ángulo diferente.

Escribo esta nota en primera persona porque se trata de una opinión, y es relevante dejar por sentado que, a pesar de que me gustan y entretienen las películas de superhéroes, nunca he sido lector de comics, de manera que lo que sé de Superman, Batman, Spider-Man o el Capitán América, lo sé por el cine, la televisión y la cultura popular.

dc fandome

Esta ‘advertencia’ la hago para dejar claro que nada puedo comentar sobre los honores que el filme puede hacer o no al material original.

Esta nota se centra en los méritos de la película como obra cinematográfica.

Insistamos en algo ya dicho para no tener que volver sobre ello: esta versión de 2021 vale la pena ver y disfrutar, la original fue una tortura.

Zack Snyder’s Justice League es una mejora notable de la versión de 2017

Comencemos entonces yendo atrás en el tiempo y demos contexto “histórico” del camino cinematográfico de Zack Snyder que desemboca en Justice League de 2021.

Snyder hizo su debut en la gran pantalla en 2004 con un sólido remake de la película Dawn of the Dead, originalmente un filme de 1978 del legendario director del género de zombies George A. Romero.

Dawn of the Dead colocó a Snyder, junto a Danny Boyle y Edgar Wright, quienes respectivamente en 2002 y 2004 hicieron 28 Days Later… y Shaun of the Dead, como precursor del renacer del género de zombies en el siglo 21.

Nota al borde: recientemente, después de Zack Snyder’s Justice League, el director se aventuró con una segunda entrada en el género de zombies, Army of the Dead, y para eso puedes leer Army of the Dead es un entretenimiento salvaje lleno de acción, sangre y zombis

Pero es en 2006, con 300, que Zack Snyder marca su estampa en Hollywood y establece su carácter como director.

Con 300, Snyder deja claro que, desde su punto de vista, y al igual que algunos otros realizadores del séptimo arte, la forma está por encima de la sustancia, y que todo en una película está al servicio de lo visual.

En 300 todo está diseñado y ejecutado para impactar al espectador, no para involucrarlo. Da lo mismo si las batallas hubiesen ocurrido en la antigua Grecia, en el medioevo en Francia, o en alguna otra parte de Europa durante la segunda guerra mundial, la defensa por parte de los espartanos del paso de las Termópilas del ataque de los persas es la excusa para lograr impactantes tomas y sobrecogedoras secuencias.

Desde el punto de vista del entretenimiento puro, esa aproximación al arte del cine no es intrínsecamente malo. El fallecido Tony Scott hizo cosas muy interesantes (Top Gun), J.J. Abrams ha sido muy exitoso (Star Trek, El Despertar de La Fuerza), y Michael Bay (The Rock, Transformers – asco) ha hecho billones de dólares, por solo nombrar algunos.

Lo que es un error es pensar que una cosa y la otra son excluyentes. Tal vez la muestra más excelsa del balance entre forma y sustancia es The Matrix, en la que a pesar de la gran carga de elementos visuales logrados por medio de efectos especiales, existe una historia interesante de trasfondo y unos personajes que siendo enigmáticos, captan el interés de la audiencia.

Volviendo a Snyder, si repasamos en dos brochazos su filmografía posterior a 300, su estilo queda claramente impreso en filmes visualmente asombrosos pero divisivos como obras integrales, tales como Watchmen (2009) y Sucker Punch (2011). Estas producciones son criticadas por la incapacidad de Snyder de comprometerse con la historia con la misma intensidad con la que se compromete con la estética.

Y finalmente llegamos a Man of Steel en 2013.

Para que una nueva entrada de Superman se diera, hay que dar los méritos a Cristopher Nolan por haber resucitado a Batman en el 2005, luego que el personaje hubiese sido brutalmente humillado por Joel Schumacher 8 años antes con Batman & Robin.

Nolan no solamente trajo a Batman de regreso con dignidad, sino que lo convirtió en un éxito de taquilla y en una trilogía aclamada por la crítica.

Luego de la última entrega de Nolan del Caballero de la Noche en el 2012, Snyder recibe el testigo para continuar reviviendo los personajes de DC, en este caso traer de nuevo a la pantalla a Superman.

Salvo por la entrada solitaria y algo errática de Bryan Singer en 2006 con Superman Returns, el personaje no había tenido una presencia en el cine por casi 35 años.

Man of Steel tiene aciertos y desaciertos, puede ser alabada o destrozada, pero sin duda es un filme de Zack Snyder.

También podría interesarte: Predator: Amber Midthunder será la protagonista de la nueva película de la franquicia

Los constantes alejamientos y acercamientos; los desenfoques; las tonalidades; el sonido estruendoso; la velocidad en la que suceden las tomas y los movimientos; los ambientes evidentemente creados en computadora son todos elementos que dicen al espectador que está en presencia de una película de Snyder.

A Man of Steel le sigue la muy inferior Batman v. Superman, pero que igualmente se siente un producto del realizador.

La versión ‘Zack Snyder’s Justice League’ carece del impacto de la firma de su director

Y eso es lo que en mi opinión no sucede con Zack Snyder’s Justice League: le falta autoría; le falta Snyder.

Puede ser que el director haya madurado, y esté buscando un nuevo lenguaje, pero con directores marcadamente visuales, uno siempre busca esos elementos; y a pesar de que Zack Snyder’s Justice League es un buen producto, no se siente un producto Snyder.

Seamos honestos: Zack Snyder’s Justice League no es lo que íbamos a ver en el cine en 2017. El realizador se provechó de las falencias que son atribuidas justa o injustamente a Joss Whedon, y saca ventaja para esta nueva versión.

Aprende de los errores de la producción anterior para satisfacer al público, rescatando su obra, pero pareciera que perdiendo personalidad.

O tal vez no. Tal vez, como ya fue dicho, ha evolucionado y se expresa de manera diferente. El punto es que este es un director que tiene una voz muy particular, y cuando la audiencia está en presencia de un filme de Snyder, espera un filme de Snyder.

Pero para que no haya malentendidos, Zack Snyder’s Justice League definitivamente tiene la firma de su realizador. Como muestra toda la secuencia que ocurre en la Isla Paraíso en la que las amazonas defienden la caja madre bajo su protección del recién llegado Steppenwolf.

Todo, absolutamente todo lo que sucede durante esa secuencia grita el nombre su autor. El punto es que Snyder nos tiene acostumbrado a que en sus películas no hay una sola toma, un solo plano, que uno no lo reconozca como suyo.

Uno puede darle pausa en cualquier momento de los 117 minutos de 300 o de los 162 minutos que dura Watchmen y lo que se ve en pantalla es indudablemente una toma de Snyder. Eso no necesariamente sucede en los 242 minutos que dura la versión de 2021 de Justice League.

¿Será que el director de 300 ya no existe y debemos acostumbrarnos a uno nuevo? Puede ser.

La buena noticia es que sea definitivo o sea puntual, este realizador sigue siendo capaz de generar entretenimiento y debe tener mucho material aún por ofrecer.

Hay dos cosas realmente lamentables en relación con Zack Snyder’s Justice League. La primera es que nunca tuvimos la oportunidad de verla en una sala de cine, que es el sitio al que pertenece, incluso con sus 4 horas de duración.

Futuro incierto para el universo de Snyder en el DCEU

La segunda es que, al menos por ahora, no existe la posibilidad de continuar con el universo que ese filme evidente daba entrada. Sería una movida muy interesante si Warner y DC decidieran retomar el curso que Snyder estaba tomando y continuar con esa historia y hacerla crecer con un par de películas más.

En conclusión, Zack Snyder’s Justice League es un buen filme, derivado de un producto muy inferior, pero que sirve más a la historia que a resaltar el carácter de su realizador.

Deja tu comentario

Tu Email no será publicado.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no aceptar si lo desea. Aceptar Leer más