¡ADVERTENCIA! Está prohibido copiar el contenido. Puedes ser penado por ello ¡Gracias!
ViniloBlog
Más allá de la música y la tecnología...

Jim Lee y el cómic independiente: ‘Divine Right’ de Wildstorm

Hoy Jim Lee es el Presidente de DC Entertainment, pero para 1992 no quería saber nada de las grandes casa de cómics, en especial de Marvel y junto a Todd McFarlane funda una nueva casa de cómics: Image. Y de allí en adelante el mundo del cómic se transformó.

¿Por qué este cómic de 22 años de antigüedad no para hablar? Solo una palabra: nostalgia. Y no sé si es porque ya han pasado 22 años desde que conocí esta serie y por todo lo que he vivido y visto, que cuando retomé este cómic, no pude dejar de pensar en que cosas hemos ganado y perdido en algo como los cómics.

Divine Right
Portada del Nro. 1 de Divine Right

Hay muchas cosas de este cómic que me llamaron la atención hoy, cuando lo re-leía para escribir estas líneas, que sería difícil para mí hacer una jerarquía de cuál es la más importante o cual es la que me gustó o llamó mi atención más que otra. Puedo empezar por el dibujo (siempre ha sido el punto principal para mí en un cómic), expresivo, amplio. De la serie de 12, hay dos cómics completos donde pudiera decir que el 80% del mismo está hecho o armado en una sola viñeta por página ¡Una viñeta por página! Y no se pierde nada y se gana mucho en acción, en detalle en expresión artística. Años que no veo eso en un cómic de la actualidad.

Divine Right
El poder de la simplicidad de una sola viñeta ocupando ambas páginas

Otro punto que me atrapaba continuamente era los personajes, pero además los personajes en su temporalidad correcta. ¿A qué me refiero con “temporalidad correcta? A que cuando uno lee que un personaje de otro cómic entra en escena, esa persona hace referencia a que dejó de hacer tal o cual cosa en su cómic. Prácticamente pide “permiso” y viene a participar en el cómic. Sin duda, estamos leyendo historias fabuladas, fantásticas, increíbles. Las queremos justamente así para hacer volar nuestra imaginación y de alguna forma desconectarnos de lo que vivimos en el día a día (aunque muchas veces haya un mensaje de algo muy real en lo que leemos) pero esa unión de lo fantástico y lo real es lo que hace, al menos para mí, un cómic de nivel.

También podría interesarte: Conoce a los Supersónicos: Más modernos y tecnológicos que nunca

En este cómic, o mejor dicho, en este universo de Image y Wildstorm (que al tener derechos los creadores sobre sus personajes, estos pasaban de una editorial a otra sin problema) hay un persona muy estilo Nick Fury que se llama David Linch. Linch en un momento dado entra en acción en este cómic y se deja muy claro que deja a su equipo solo (él como forma de reivindicarse por todo lo mal que ha hecho comanda a un grupo de superhéroes), los GEN 13, y así se deja explícito, incluso en un momento uno de los integrantes de GEN 13  lo acompaña y ella hace saber que sí, que no está acompañando a su equipo original sino a él.

Divine Right
Caitlin de Gen 13 explica que no acompaño a su grupo en una misión para quedarse con su jefe y mentor.

Lo realmente valioso de Divine Right

Entrando en la historia del cómic nos encontramos que no hay nada especialmente novedoso: un joven de 20 años, estudiante que trabaja en su tiempo libre repartiendo pizzas, tiene una novia por internet (solo los que tenemos ya unos años entenderemos una viñeta donde la chica se conecta a internet usando un aparato que hace un sonido), un mejor amigo parlanchín, y que el destino ha decidido que él reciba por una descarga de un archivo lo que se llama la Ecuación de la Vida.

Sin embargo, como en muchas cosas en cómics, en literatura, cine, etc., no es lo que se cuenta, sino como se cuenta. Dibujos de gran formato, escenas sin mayor censura, personas descarnadas y claras en su papel, una trama que crece y es constante.

También podría interesarte: Aquaman: Un personaje muy importante y poco valorado en el Universo de DC

El personaje central de la historia es Max Faraday, como ya dije un muchacho de 20 años, estudiante universitario. Por supuesto que tiene que ser un shock tremendo recibir un poder que literalmente le permite crear y reimaginar todo el universo. Y así se siente en los primero 3 o 4 cómics, y luego, como uno espera, como uno desea, empieza a ver un Max haciéndose más familiar con lo que hace y uno disfrutando de los poderes del personaje.

No puedo evitar recordar el cómic del Doctor Fate (Doctor Destino) en la serie de los Nuevos 52 de DC donde en los primeros números, como es normal, el nuevo portador del Casco del Destino no cree ni sabe qué hacer con él. Pero luego de destruir a los perros de Anubis y detener una inundación de una ciudad, él se quita el Casco y… uno esperaría que le pida al casco explicaciones o saber que es o cualquier cosa, menos, lanzarlo casi que al piso y decir que él no cree en nada de eso y que nada de lo que hizo pasó. ¿De verdad? ¿Qué clase de personaje absurdo es ese? Y estamos hablando que esa reencarnación del Doctor Destino que escribió Paul Levitz.

Divine Right
Doctor Destino Nro. 1 de la serie Nuevo 52

Divine Right también guarda para mí una relación correcta entre chistes, acción, drama y amor. El mejor amigo de Max es el chistoso del grupo, y está bien; al final es otro chamo de 20 años que su forma de expresarse y de no mostrar miedo es haciendo chistes, pero tampoco lo hace continuamente, hay un balance.

Al principio Max también es chistoso, pero poco a poco el poder que tiene dentro de él lo va cambiando y pierde esa característica de ser chistoso. Hay una razón, un motivo que hace que cada uno haga lo que hace… en un momento dado los personajes empiezan a hacer cosas que uno intuye que no están bien, y luego se explica que pasa, es Faraday jugando con la realidad.

También podría interesarte: Los Eternals, lo religioso dentro del universo de Marvel

Mi punto con todo esto es que no se está forzando nada, no es como a veces parece en los cómics o incluso las películas, que hay como un libreto que cumplir, forzado, y que hay que ejecutar a como dé lugar. Y entonces aparecen los chistes, o los besos, o los comentarios que no tienen cabida, solo porque hay que cumplir con un protocolo. Eso no pasa aquí.

Divine Right
Max Faraday controla la Equación de la Creación

También aquí vemos planteado el eterno dilema de ciencia y religión. Hasta donde la tecnología es el que te hace ver como si poseyeras un poder divino, o un poder divino es lo que le da vida a la tecnología. La Ecuación de la Creación no es mas que una parte de artefacto que se llama la Rueda de la Creación y pareciera que una no puede ser sin la otra, religión o poder divino junto con tecnología sin definir quien vino primero o quien es superior.

Quizás lo mas interesante es como plantean el hecho de los ángeles y demonios: seres electromagnéticos, de energía, que dependiendo de las diferentes ondas o espectros forman parte de uno o de otro lado de la lucha eterna entre el bien y el mal. Seres que no son reales en nuestro mundo, pero pareciera que son reales en sus propias dimensiones.

Aunque muchos puedan ver el cómic como algo trivial y casi que infantil, lo cierto es que es un tremendo vehículo para llevar mensajes profundos y de reflexión. Por algo es considerado el 9no arte.

También podría interesarte: Marvel Studios: Todo sobre los nuevos anuncios de sus próximos trabajos

En fin, creo que hay mucho que ver en esos cómics. Mucho que aprender, en especial para los que hoy comandan o desarrollan las ideas que llenan los cómics. Ideas frescas de cómo hacer las cosas y de cómo desarrollar personajes. No quiero ser de los que dicen que todo tiempo pasado fue mejor, nada que ver, pero si considero que si en algún momento se logró toda esa creatividad y ese despliegue de ingenio ¿Por qué no buscar esa inspiración de nuevo?

Te recomiendo que eches una ojeada a esos cómics de antes y ¿Por qué no? Empezar con Divine Right.

Comentarios

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no aceptar si lo desea. Aceptar Leer más