tenet

Esta es una nota libre de spoilers, pero comienza con dos advertencias.

La primera es que a diferencia de notas previas que he escrito en el corto tiempo que llevo colaborando con ViniloBlog, las anteriores he tratado de hacerlas con la mayor neutralidad posible, de manera muy objetiva, y jamás en primera persona. Esta no será así.

La segunda advertencia es que más que una nota sobre Tenet, se trata de una oda a Christopher Nolan, su realizador.

Para un amante del séptimo arte, adicto a la experiencia de la sala de cine, regresar a un teatro después de seis meses de abstinencia por las circunstancias del 2020 que todos conocemos fue, para mi, un motivo de regocijo, y hasta de euforia, pues se trató de una sala IMAX.

Esa es parte de la razón por la cual pasé dos horas y media con una sonrisa de oreja a oreja.

La otra parte, es porque Nolan vuelve a obsequiarnos una obra que no solo esta hecha para ser vista en la gran pantalla, es una película por la cual la gran pantalla existe y debe seguir existiendo.

Decir que Christopher Nolan es un genio es una perogrullada. Con 50 años de edad, y en un período de 20 años contados a partir de Memento (2000), su segundo largometraje y una pieza de culto, se ha convertido en el realizador que define las fronteras de lo que se puede hacer en el cine.

En estas dos décadas Nolan pasó de una íntima película independiente a redefinir el género de superhéroes con la trilogía de El Caballero de la Noche, a exigir al espectador cuestionar todo su entendimiento de la realidad, el tiempo y el espacio con filmes como Inception, Interstellar y ahora, Tenet, mientras lo entretiene con indescriptibles secuencias de acción, solo creíbles porque las estamos viendo en la pantalla.

La genialidad de Nolan se expresa en que es un autor que es capaz de conceptualizar una idea radical, desarrollarla en forma de un guion y ejecutarla con maestría para el goce de la audiencia.

El realizador inglés tiene además un mérito adicional: si lo que desarrolla en sus más recientes realizaciones sobre el subconsciente, los viajes estelares, y el manejo de tiempo y las realidades alternativas resiste un debate científico, poco importa; el espectáculo con el que envuelve el contenido es tan sobrecogedor, que el resultado es mayor que la suma de las partes.

Tenet tiene una complejidad como ninguna de sus películas anteriores

Todo lo anterior es un preámbulo para decir que la idea esencial de Tenet es más compleja que las de sus películas anteriores, y al menos para el espectador ordinario como quien suscribe, tomará varias visitas antes de poder estar seguro de haber captado por completo lo que su autor ideó.

Pero de nuevo, no importa si uno se pierde en la maraña de ideas propuestas, la experiencia se sobrepone a la necesidad racional y hace que el viaje supere el destino, como anticipa uno de los personajes de la cinta al principio de esta.

Como nos tiene acostumbrado el director, Tenet comienza con un ritmo frenético, que solo detiene por momentos para dejarnos tomar aire, y luego lanzarnos por la siguiente pendiente, una y otra vez hasta que finalmente se encienden las luces de la sala.

Lo que vimos en los avances de Tenet, cuando es puesto en contexto, sorprende más aún, y lo que no vimos es porque Nolan quería tomarnos absolutamente desprevenidos. Solo diré lo siguiente: si, estrellaron un 747 de verdad contra un edificio, no sin antes causar un caos en el aeropuerto donde todo ocurre, e incluso habiéndolo visto en los avances, sorprende.

Las actuaciones están a la altura de la producción

En cuanto a los protagonistas y el reparto todos cumplen con eficiencia sus roles. John David Washington deja claro su compromiso con el personaje principal, particularmente en las complejas coreografías de acción; no obstante, no es la figura más interesante ni más carismática del filme.

Ese mérito se lo llevan, por un lado Robert Pattinson, compañero de aventura del personaje de Washington, rol que le permite posicionarse ante el público como una válida selección para su próximo gran papel: Batman.

También podría interesarte: ‘Greyhound’: Tom Hanks lidera una espectacular batalla naval

Y por otro lado, quien destaca por sobre todo el elenco es el consagrado Kenneth Branagh, el villano de la cinta, quien en cada una de las escenas en las que participa parece personificar un volcán de furia a punto de hacer erupción.

Un equipo de producción lleno de brillantez

Otro de los elementos que caracteriza a las películas de Nolan es su colaboración con un equipo de especialistas de primera. La edición, el montaje visual y de sonido, son perfectos. La cinematografía, en este caso de Hoyte Van Hoytema, tercera colaboración con Nolan, antes en Interstellar y Dunkirk, es impecable.

También podría interesarte: ‘Metal Gear Solid’: te traemos todos los detalles sobre la película de Solid Snake

La banda sonora de Ludwig Göransonn (Creed, The Mandalorian) nada tiene que envidiarle a las anteriores producciones de Nolan con el maestro Hans Zimmer. Y finalmente, algo a lo que este director nos tiene acostumbrado, pero que me llamó poderosamente la atención en esta cinta, el vestuario de Jeffrey Kurland, que se convierte en un personaje silencioso que habla a gritos.

El presupuesto justifica todo lo que vemos en la gran pantalla

El presupuesto de producción reportado de Tenet fue de 200 millones de dólares; lo que uno ve en la pantalla parece el doble.

La cinta se estrenó este pasado fin de semana en varios países del mundo, sorprendiendo a los entendidos con una taquilla de 53 millones de dólares, aún sin ser estrenada en los dos mercados más importantes a nivel global: China y Estados Unidos donde se estrenará este 3 de Septiembre. Las circunstancias de la pandemia hacen que aún los productores no puedan cantar victoria sobre el éxito financiero de la película, pero no hay duda que Nolan se volvió a salir con la suya.

También podría interesarte: ‘The Outpost’: una angustiante película sobre la guerra en Afganistán

En el momento que estamos viviendo cada quien debe tomar la mejor decisión sobre qué hacer en función de su propia realidad, pero si las circunstancias se prestan, no dejen de ver Tenet en la sala de cine más grande que puedan encontrar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here